La mayoría de las personas pensamos que para bajar de peso es necesario correr una hora todos los días, ejercicios como esté son de tipo aeróbico. Esto quiere decir que se queman más calorías al instante, sobre todo si el entrenamiento se hace a una intensidad moderada, puesto que se usa un mayor porcentaje de grasas y no tanto de glucógeno, como combustible.

En cambio, cuando levantamos pesas la quema de calorías no es demasiada, ya que al tratarse de un ejercicio anaeróbico, el glucógeno es el principal combustible que se utiliza para su realización.

Pero al finalizar una rutina de pesas empieza el proceso conocido como EPOC en el que la tasa metabólica aumenta en proporción con el tiempo de descanso, hasta que nuestro sistema retorne a su estado neutral.

EPOC ( Exceso de oxígeno consumido post-entrenamiento) es un estado en el que el consumo de oxígeno aumenta, y por tanto, el gasto energético (tomando a las grasas como combustible) también.

La masa muscular actúa como un “quemador de grasas natural”, entre más músculo en el cuerpo, más energía se necesita para las funciones básicas del día, el metabolismo basal aumenta.

Recuerda que al bajar de peso, ganar masa muscular o definir, la alimentación es la que aporta alrededor de un 75% de impacto, por lo que si te esfuerzas en tus rutinas pero no te alimentas como debe ser, al fin y al cabo los resultados no serán tan favorecedores.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *